Si quieres ser millonario, tienes que construir redes Crea redes para la riqueza

Conseguir riqueza no tiene que ver con la suerte, tiene que ver con utilizar adecuadamente las estrategias correctas que te permitan conseguirla sin esfuerzo.

Existen muchas estrategias, algunas tan secretas que pocos se benefician de ellas.

En esta entrada te voy a compartir una que utilizamos los que conseguimos ingresos constantes: Crear redes.

Muchos suponen que las redes de mercadeo son iguales a crear redes. No es así.

Crear redes significa conseguir contactos ilimitados, que se convierten en los mensajeros de tu nombre o marca, trayéndote miles de compradores.

Y se convierten en mensajeros por decisión propia y muchas veces sin darse cuenta.

Y no precisamente son tus clientes, muchos de ellos no te comprarán nunca.

Otros no te conocerán, pero se convierten en parte de tu red.

Por eso es un secreto tan guardado.

Cuando quebré mi empresa, allá por 1995, descubrí que no estaba creando redes, por eso no estaba consiguiendo mucho.

Entonces comencé a crear redes. Todo cambió, por eso te voy a enseñar a hacer lo mismo.

Vamos por el principio…

Posiblemente estés creando redes, pero son las inadecuadas.

Supongo que tienes un perfil en Facebook.

En él compartes tus estados de ánimo, lo que te pasa e incluso cuando te peleas con tu novia o esposa.

¿Quién hace clic los botones de “me gusta”, “me divierte” o “me enoja”? ¿Los mismos de siempre? Esos mismos de siempre, son tu red.

Esa red puede servirte como soporte de tus emociones, pero no te ayudará a construir tu riqueza.

Aquellos que sirven como soporte emocional, están buscando también soporte emocional, por eso no te ayudarán a crear tu riqueza.

Cuando construyes redes, te conviertes en un líder, no en parte de tus seguidores.

Es decir, tienes que aportar algo más que tu estado de ánimo.

Si yo leo en tu perfil de Facebook que peleaste con tu esposa, realmente no me interesa. No daré clic en “Me gusta” o “Me enoja”, ni tampoco te comentaré nada.

No lo haré porque no me estás aportando nada.

Pero si me aportas algo, comenzaré a seguirte y te recomendaré con muchos de mis contactos.

Así funcionan las redes.

Cada punto de la red que sirve para construir una extensión se llama nodo. Los nodos son conexiones.

Yo me convierto en un nodo de la red de alguna persona, al compartir lo que hace con otros, se crean más nodos. Y entre más nodos existan, más extensa será la red.

Los nodos buscamos personas que nos inspiren, no que se quejen.

Entonces, si quieres construir tu red, tienes que convertirte en un líder. Como líder puedes ser un seguidor, pero sólo debes seguir a aquellos que te proporcionan valor.

Cómo líder te conviertes en nodo de otros líderes, fortaleciendo tu red y fortaleciendo su red de ellos.

Aquellos que se quejan y no son líderes también crean redes, pero son redes débiles, llenas de resentimiento y crítica. Ellos no conseguirán la riqueza, porque están enfocado en lo negativo. Ellos conseguirán sólo fracasos.

Como puedes darte cuenta, al construir una red no es necesario que salgas a buscar a tus nodos, sino compartas valor a todos y entre tu audiencia comenzarán a surgir los nodos de forma natural.

Si compartes algo de valor en tus redes sociales, los nodos comenzarán a seguirte. Y te ayudarán a construir una red fuerte.

Construir una red requiere de tiempo y esfuerzo, pero en un futuro no tan lejano te beneficiarás de la inversión.

También debes tener en cuenta que muchos criticarán lo que haces. Habrá muchos. Esos críticos te harán dudar, pero tienes que seguir aportando valor.

Aportas valor porque realmente quieres ayudar a las personas.

No aportes valor sólo por atraer nodos, porque eso se descubre fácilmente. Comparte contenido de valor para ayudar a las personas. Si lo haces de forma genuina, tu red crecerá.

Conforme tu red crece, más personas te conocen y más personas te compran.

Ese es el objetivo de la red: sacarte del anonimato.

Todos estamos en el anonimato en algún momento, y desde él, no podemos construir riqueza. Tienes que exponerte si quieres riqueza.

Es el anonimato al que tienes que vencer, y la construcción de tu red te ayuda.

Si sales del anonimato, puedes ayudar a más personas.

Y todo lo que tú hagas, tiene que ayudar a las personas.

Si tú vendes pizzas, ellas tienen que ayudar a las personas a convivir con su familia y nutrirlos, si tienes un gimnasio, debes ayudarlos a tener una mejor salud y verse mejor.

Ayuda a las personas y con eso construyes redes.

Ya no busques excusas, mejor pon manos a la obra…

En este momento, ¿qué puedes compartir en tus redes sociales que ayude a otro a ser una mejor persona?

Compártelo en este momento, así ayudas a otra persona y comienzas a construir tus redes.

Y no sólo debes enfocarte en construir redes, tienes que mantenerlas.

Para mantenerlas, sigue estas recomendaciones:

  1. Todos somos vendedores
  2. El cliente es el rey (el cliente ideal)
  3. Cumple lo que prometes y un poco más
  4. Dar algo extra
  5. Contesta tus correos electrónicos lo más pronto que puedas
  6. No importa qué dices, sino cómo lo dices

Comienza a construir redes y mantenlas, así te será más sencillo conseguir la riqueza.

Para seguir aprendiendo, ve a estudiar el mapa mental de esta entrada. Haz clic:

Ve a este curso para desarrollar más habilidades y así construir tu riqueza: http://millon.in/135 

3621total visits,8visits today

About the author

Juan Antonio Guerrero Cañongo

Juan Antonio Guerrero Cañongo

Emprendedor Experimental, Geek y Escritor.
En 1995 navegué por primera vez en internet, y desde 1998 gano dinero en la red de redes.
Autor de 35 BestSellers, publicados por editoriales de España, Estados Unidos y México, y disponibles en todo el mundo en las principales librerías y en Amazon.

View all posts