Enfócate en mejorar tus fortalezas y no tus debilidades

Desde niño aprendí esta excelente lección: debo mejorar mis fortalezas y no enfocarme en mis debilidades.

Desafortunadamente, la mayoría de personas supone que debe conocer sus debilidades para superarlas, lo cual es erróneo.

Perderás mucho tiempo intentando compensar tus debilidades, pero si te enfocas en tus fortalezas, conseguirás más rápido el éxito.

En mi infancia tenía una increíble facilidad para las matemáticas, las ciencias naturales y el español, por lo que mis padres y profesores se enfocaron en perfeccionar esas habilidades en mí. Era pésimo en educación física, pero eso no importaba, porque el objetivo era ser mejor en ciertas áreas, nunca en todas.

Esto es importante: nunca serás excelente en todo, por eso no necesitas perfeccionar todas las áreas.

Aunque va en contra del pensamiento popular no ser excelente en todo, no te preocupes, será mejor si sigues esta lógica.

No serás bueno en todo, pero si te enfocas en mejorar tus fortalezas, serás invencible.

Lee la biografía de un exitoso empresario y te darás cuenta que tenía dificultades en muchas áreas de su vida, pero eso no importaba, porque ellos se enfocaron en sus fortalezas.

Henry Ford era excelente pensando y creando, por eso se enfocaba en ello. Ford no es recordado por sus habilidades de negociación, pero sí por sus dotes de creador y creativo.

Si te enfocas en tus fortalezas, será muy complicado que tu competencia te supere. Si te enfocas en mejorar en tus debilidades, sólo perderás tiempo valioso.

Para tener éxito, debes:

• Hacer un listado de tus habilidades
• Determinar si esas habilidades te apasionan
• Si te apasionan, mejora en esas habilidades

No sólo debes tener habilidades, éstas deben apasionarte, porque de otra forma, no dedicarás mucho tiempo desarrollándolas.

Será más fácil que tus recursos los uses para algo que te apasione que si los destinas para algo que no te agrada.

Esto funciona semejante con tus debilidades: no tiene caso que te enfoques en mejorar en lo que eres débil, pues no te interesa mejorar en esa área, si te interesara, desde hace mucho hubieses hecho algo para remediar la situación.

Enfocarse en las debilidades es la razón por la que las personas postergan algo. Si no te es interesante, lo más seguro es que lo dejes para mañana (y ese mañana nunca llegue).

¿Cuáles son tus fortalezas?

About the author

Juan Antonio Guerrero Cañongo

Juan Antonio Guerrero Cañongo

Emprendedor Experimental, Growth Hacker y Escritor. Autor de 34 BestSellers, publicados por editoriales de España, Estados Unidos y México, y disponibles en todo el mundo.

View all posts