El Millonario Inteligente

Libre, inteligente y millonario

Categoría: Nómada Digital

En lugar de hoteles, optaré por Airbnb Mi experiencia con la economía colaborativa

El mundo está cambiando, eso lo sabes. Y la economía también está modificándose.

Los hábitos de consumo están cambiando y nos benefician. Por supuesto debes estar abierto al cambio para beneficiarte de lo que está ocurriendo.

Ahora que estuve en Guadalajara por la Feria Internacional del Libro, no tomé taxis, sólo el servicio de Uber (Por cierto, si quieres un código para obtener tu primer viaje gratis, coloca éste en la aplicación: x33eukxmue).

Gasté un promedio de 70 dólares en 10 días que estuve por allá, si hubiese tomado taxis, esa suma fácilmente se incrementaría al doble.

Y como nota interesante, el último servicio de Uber, el más costoso porque lo tomé del centro al aeropuerto, fue gratis, porque alguien usó mi código para obtener su primer viaje gratis. El que lo utilizó ganó y yo gané.

Estoy tan convencido de Uber, que hasta su comic le hice para promocionar mi código con mis seguidores, lectores, clientes y amigos.

Uber es una pequeña muestra de la economía colaborativa.

Después de Guadalajara, fui a Ciudad de México y como iba con mi familia y mi buen amigo Javier Corro, decidimos hospedarnos en una casa ofertada en una plataforma colaborativa: Airbnb.

Nos hospedamos en una casa para seis personas, con un valor de 120 dólares por dos noches. Esto significó un gran ahorro, porque en un hotel de la zona nos hubiese costado 120 dólares cada noche.

Además ahorramos en la comida, porque la casa tenía refrigerador, estufa, horno de microondas, tostadora y demás cosas necesarias para preparar nuestro desayuno y cena.

Como se rige bajo las normas colaborativas, en su alacena se encontraban medicamentos y material diverso que podría ser útil para la estadía.

Por supuesto nos sentimos como en casa. En un hotel no tienes esa sensación.

Airbnb es una excelente opción para hospedarte, que te ahorrará mucho dinero en tus viajes.

No pienso hospedarme más en hoteles si existe en la zona la opción de compartir una casa por medio de Airbnb.

Si no existe la opción donde vaya, optaré por un hostel, tal como te lo comentaba en una anterior entrada del blog.

El mundo está cambiando y su economía también.

Y esos cambios nos proporcionan ahorros considerables, además de la posibilidad de viajar cómodos.

Si quieres registrarte en Airbnb y obtener 30 dólares de descuento en la “renta” de la casa que elijas, entra a esta dirección para aprovechar el código de descuento que te doy por registrarte desde aquí: http://millon.in/airbnb

Te aseguro que no te arrepentirás de hospedarte en una casa.

Y por supuesto espero tus comentarios de tu experiencia en Airbnb.

Conviértete en los ojos de tus seguidores Permite que miles viajen contigo

Recientemente estuve en Guadalajara por la Feria Internacional del Libro (FIL 2016). Ahí fui entrevistado por prensa escrita, radio y Youtubers; firmé libros, impartí conferencias, un curso y tuve dos cafés de libertad financiera.

En muchos de esos eventos, hice una recomendación: conviértete en los ojos de tus seguidores.

Cuando viajo, procuro hacer transmisiones en vivo y en diferido de los lugares clave, para que los que me siguen puedan viajar conmigo.

Muchos conocen nuevos lugares; otros ponen en sus viajes pendientes visitarlos porque les ha gustado lo que vieron.

Por unos instantes, me convierto en los ojos de aquellos que están frente a la computadora siguiendo mis pasos.

¡Debes hacerlo también!

Si conoces un lugar, filma en vídeo y compártelo. Toma fotos y explica de qué se trata.

Tus seguidores estarán más que encantados conociendo nuevos lugares y tú tomarás el papel de líder que te corresponde.

No viajo solo, viajo con miles de seguidores, clientes, conocidos y amigos, que siguen mis transmisiones durante mis viajes.

Eso es lo que te recomiendo: no viajar solo, viajar con miles de acompañantes.

Puedes transmitir todo lo que te parece interesante:

• Lugares turísticos
• La comida
• Los museos
• La gente

Incluso dentro de los hoteles puedes hacer transmisiones.

En este viaje mostré mi pequeña (muy pequeña) habitación de hostel. Lo hice recomendando que te des cuenta de tus objetivos: si es descansar sólo por las noches, elige algo pequeño y económico.

Si quieres estar todo el día encerrado en el hotel, elige uno con piscina y mucho entretenimiento.

Como yo voy a comer, conocer gente y ayudarlos, no me interesa tener una gran habitación de hotel.

Sí, también hago transmisiones de la comida local.

En esta ocasión filmé a la señora de los “lonches”, manjar popular característico de Guadalajara, consistente en un pan tipo bolillo y mucho guisado dentro.

No recomiendo qué comer ni dónde comer, sólo muestro qué estoy comiendo.

Sé los ojos de tus seguidores y permíteles ver lo que tú ves durante el viaje, ellos te lo agradecerán y tú contribuirás para hacer mejor su vida.

Por qué ya me gustan los hosteles Una buena opción para seguir creciendo

Las creencias limitantes son las que nos impiden seguir creciendo.

Una que me impedía avanzar, era la elaborada desde mi infancia: el hotel es el único lugar para dormir cuando viajamos.

Por eso siempre que viajaba, buscaba un hotel en lugar de un hostel.

Y para aquellos obsesivos con la ortografía y las buenas prácticas en redacción, escribo hostel porque así se le conoce a aquél sitio donde puedes dormir, con opción de desayuno gratis y uso de instalaciones como la cocina. ¡Ah! Y compartes habitación y baño con otros huéspedes (también hay opciones privadas, con un costo más).

Ahora ya me hospedo en hosteles por dos razones, la segunda más fuerte que la primera:

1. Son más económicos
2. Conoces muchas personas de distintos lugares del mundo

Por cierto, mientras escribo esta entrada, estoy con una pareja de europeos.

Los mismos encargados de los hosteles suelen ser personas interesantes. En este de Guadalajara donde estoy, hay un par de jóvenes que hablan fluidamente dos idiomas porque los han practicado con los huéspedes.

En algunos hosteles puedes leer libros que han dejado los huéspedes de distintas partes del mundo, así conoces las diversas formas de pensar de otros lugares.

Siempre hay algo que contar en los hosteles, porque son personas diversas las que vienen a ellos.

¿Por qué no me hospedaba en éstos? Mi creencia se fundamentaba en que debías compartir una habitación con otro, lo que no me entusiasmaba ni me entusiasma hasta ahora.

Pero en el hostel puedes optar por una habitación privada, como mencionaba en la breve explicación anterior. Es la que yo busco.

El hostel es una casa grande, donde una gran familia se hermana durante las mañanas cuando desayunamos. O en la noche cuando se nos va el sueño y salimos de los cuartos a conversar, jugar algún partido de dominó.

Es como estar en casa, con anfitriones que se quedan en este, nuestro hogar temporal, mientras nosotros seguimos viajando.

Desde que me quité esa falsa creencia no sólo he ahorrado, he dejado buenos amigos, como los dueños de la Ideota Guest House en Salinas, Ecuador.

Deberías quedarte en un hostel, estarás maravillado como yo.

Tres libros que leí en papel y ahora tengo en mi Kindle Los libros que no deben faltar en tu biblioteca

Fiel a mi deseo de convertirme en un nómada digital, he dejado de comprar libros en papel, ahora sólo compro digitales para mi Kindle.

He adquirido varios títulos nuevos, pero también algunos que ya tengo en papel.

La razón es simple: son tan buenos que deseo tenerlos en mi Kindle, por si perdiera los libros en papel.

Te comparto los títulos por si deseas adquirirlos también:

1. Trust Me, I’m Lying: Confessions of a Media Manipulator

Su autor, Ryan Holiday, muestra cómo los medios de comunicación alteran la información para obligarnos a actuar de determinada forma, comprar sin pensar y tener miedo.

La labor del periodismo es sorprender, por eso la noticia sólo es noticia si se aparta de lo común y del tedio de la vida diaria.

Por eso los medios muestran contenidos sensacionalistas para atraer a las personas a sus contenidos. Los medios en general e incluso muchos “gurús de la mercadotecnia en internet” hacen eso.

Ellos manipulan la información para que compres sus productos sin pensar. Te muestran el problema que tienes –de forma sensacionalista-, para que sin pensar compres su solución.

Usan pequeños extractos de información para generar miedo, después, te dan una supuesta solución.

Los medios intentan monetizar todo, incluso el miedo y la vergüenza.

Un libro revelador que debes leer para evitar ser manipulado.

2. El código del dinero

Un libro que debí leer hace muchos años.

El libro es una recopilación de conceptos sobre la riqueza, enseña sobre apalancamiento, uso de la tecnología y cómo puedes generar ideas millonarias.

Lo debí leer hace mucho porque es una guía práctica que me hubiese ahorrado muchos problemas económicos. Muchos de sus conceptos los aprendí de forma práctica.

Por cierto, este libro no lo conseguí en librerías, así que lo pedí en Amazon junto con otros libros.

Una idea extraída del libro:

Para estar mejor pagado, tienes que servir a más personas. Como tu tiempo y tu energía son finitos, deberás encontrar medios para conseguir ´apalancamiento´.

3. Mi primer millón

El libro me lo recomendó un amigo millonario.

Encontrarás en él varias historias de millonarios. Leerás su forma de pensar y entenderás el por qué tienes que desarrollar una filosofía de riqueza.

Descubrirás que tienes que prestar un servicio único y especial a tus clientes, para conseguir la riqueza.

También, que debes tener una actitud de éxito si quieres amasar una fortuna.

Resalta la importancia de enfocarse, para conseguir aquello que deseas.

Lee cualquier libro de Kindle desde cualquier dispositivo Cómo leer los libros digitales de Kindle

Amazon tiene millones de títulos disponibles en su tienda virtual.

Y aunque el lector Kindle es estupendo para leerlos, muchos aún no lo tienen.

Ese no es ningún problema, porque puedes usar su tecnología Kindle Cloud Reader, que es una aplicación gratuita que usas directamente en la nube.

Kindle-Cloud-Reader

Puedes acceder a tus libros digitales desde cualquier dispositivo, como:

  • Computadora
  • Tablet
  • Teléfono celular con Android

Esta aplicación te permite:

  • Acceder a tus libros de Kindle desde cualquier dispositivo con un navegador web
  • Leer tus libros aunque no estés conectado a internet
  • Incluir notas, hacer búsquedas dentro de un libro y subrayar, como si fuera un libro de papel

¡Usa ya esta aplicación!

Yo la uso y estoy feliz con ella, ya que puedo leer mis libros desde cualquier dispositivo, esté donde esté.

Aunque tengo mi lector Kindle, también uso esta aplicación en la nube.

Comienza a usarla registrándote aquí: http://libro.red/appkindle

¡Es gratuita!

Facemoney: Cómo ganar dinero fácilmente con Facebook (Tú puedes nº 7) (Spanish Edition) (Kindle Edition)


Lista de precios: Price Not Listed
Kindle Edition: Check Amazon for Pricing Digital Only

Adiós a los libros físicos en mi biblioteca

[…] Montag titubea y luego sigue: -En un tiempo tú debes haber querido mucho los libros.
-¡Touche! -responde el jefe-. Por debajo del cinturón. En la mandíbula. Con el corazón partido. Las tripas abiertas. Oh, Montag, mírame. El hombre que amaba los libros, no, el muchacho disparatado, demente por ellos, que se trepaba a las pilas como un enloquecido chimpancé.
Me los comía como si fueran ensalada, los libros eran para mí el sándwich del almuerzo, la merienda, la cena y el bocado de medianoche. ¡Arrancaba las páginas, me las comía con sal, las ensopaba con deleite, mordisqueaba las costuras, pasaba capítulos con la lengua! Docenas, cientos, billones de libros. Llevé tantos a casa que anduve años jorobado. Filosofía, historia del arte, política, ciencias sociales; nombra el poema, el ensayo, la obra de teatro que quieras; me los comí todos. Y después….después…-la voz del jefe de bomberos se apaga.
Extracto del libro “Fahrenheit 451”, de Ray Bradbury

Creo que no necesito decirte que me fascinan los libros en papel. Si me sigues desde hace tiempo, lo sabes.

Me encanta sentir la textura del papel en mis dedos, me encanta de vez en cuando olerlos, cerrarlos y sentir su firmeza.

Y cuando alguien me visita, me encanta mostrarle los libros que tengo en mis libreros.

Pero los libros físicos me atan para el siguiente paso en mi vida nómada.

Si hoy quisiera moverme y vivir en otro lugar, sería complicado elegir diez libros que se fueran conmigo.

De hecho, tengo cientos de libros aún en la casa de mis padres, adquiridos cuando aún era estudiante. Son libros que están ahí, olvidados en el desván de la casa de mis padres.

Los libros físicos me encantan, pero me detienen para llegar a esta nueva vida en la nube.

Por eso he decidido adquirir sólo libros digitales.

Desde hace meses compré el lector Kindle, para leer más digital.

Ha sido un proceso lento, para adaptarme a los libros digitales, donde no percibo las texturas, ni huelo sus páginas.

Y me ha gustado.

Ahora leo muchos libros virtuales, que están en la nube de Amazon o descargo para mi lector.

Actualmente tengo 150 libros virtuales en mi biblioteca del lector Kindle.

Si cargara esos 150 libros impresos, sería complicado. Si cada uno pesara unos cien gramos, tendría que cargar 15 kilos. El Kindle pesa 161 gramos.

Podrías preguntarte el por qué elegí un lector Kindle en lugar de una tableta electrónica, que tiene más opciones.

Es cierto, con una tableta puedo:

  • Ver vídeos
  • Navegar en internet
  • Escribir
  • Y por supuesto leer ebooks

Pensé en adquirir una, pero después de algún tiempo analizando las ventajas y desventajas, opté por el lector de libros porque:

  • Tiene un tamaño ideal, semejante a un libro.
  • Sólo puedo leer libros digitales (y navegar en algunas páginas). Ese es el objetivo principal: leer.
  • No me distraeré con otras opciones como video, navegar en internet o escribir.
  • La pantalla del lector es ideal para leer. Tiene un fondo blanco, con letras negras. Con el sol puedes leer, en la obscuridad puedes leer, ¡puedes leer donde quiera!

Mi objetivo es leer y llevar mi biblioteca a todos los lugares, por eso la opción es el lector. Además, la pantalla de una tableta no es la ideal cuando hay sol, también cansa mucho la vista para leer.

Estoy feliz con el lector de libros, fue mi mejor decisión.

El Kindle me permite llevar mi vida a la nube, por eso he decidido no comprar más libros físicos, sólo virtuales.

Así cuando me mueva hacia otro lugar, no tendré que cargar con miles de libros, sólo con un lector de 161 gramos.

No me desprenderé de mis libros físicos por el momento, pero ya no adquiriré libros físicos.

Ese es otro paso hacia mi vida en la nube.

Incluso será un buen ejercicio para cambiar mis creencias.

Ya no poseeré un libro, sino poseeré los conocimientos de ese libro.

Un paso más para no depender de algo.

Mi vida en la nube [#MiVidaenlaNube]

En 1994 conocí internet. Quedé maravillado porque ahora podía comunicarme con otras personas de diversas partes del mundo y aprender de ellos.

No sabía cómo lo conseguiría, pero me propuse sacar todo el provecho de la red de redes.

Esos deseos se pospusieron cuatro años. En 1998 regresé para no dejar internet.

La red la aproveché para vender mis productos físicos y promocionar mis servicios durante muchos años.

En el 2010 decidí que dejaría de vender productos físicos y servicios, para dedicarme solamente a productos digitales.

Llevo seis años de este proceso.

Lo único físico que hago, es dar conferencias y/o cursos en vivo de vez en cuando.

Llevar poco a poco mis negocios físicos a lo digital, ha sido liberador:

  • Automatizo muchos procesos
  • Tengo mucho tiempo
  • Mi energía está en los niveles más altos
  • Disfruto a mi familia y amigos
  • Aprendo todo el tiempo

Mis negocios ya casi son digitales, pero aún falta más…

¡Falta pasar mi vida a la nube!

Hace años esto sería impensable, porque no había la seguridad ni las plataformas que ahora existen.

Aún dependíamos de lo físico, por ejemplo:

  • Software instalado en una computadora
  • Archivos en un disco duro
  • Hardware de escritorio

Ahora tenemos la posibilidad de estar conectados sin necesidad de lo físico, por ejemplo:

  • Tengo mis archivos disponibles en un servicio de almacenamiento propio en uno de mis servidores de internet, además espacio en Dropbox
  • Uso aplicaciones en plataformas para no depender del software de mi computadora.
  • No estoy atado a un lugar físico porque la mayoría de mis tareas las puedo realizar en una laptop

Ese es el punto: no quiero estar atado a ningún sitio.

He buscado mi libertad en todos los aspectos.

Una libertad de pensamiento, económica y de un lugar físico.

Por eso voy al siguiente paso: mi vida en la nube.

Como humanos creamos apegos.

Yo me apego a:

  • Mi computadora de escritorio (y demás hardware como impresora, escáner, etc.)
  • Mis discos compactos
  • Mis casetes (sí, aún los escucho de vez en cuando)
  • Mis libros
  • Mis muebles

Entre otras cosas.

Ese apego hacia las cosas, no me permiten moverme ligero.

Por eso estoy migrando mi vida hacia lo digital. Voy a pasar mi vida a la nube.

Mucho no lo podré pasar:

  • Conversar con un amigo mientras me tomo un café
  • Pasear con mi perro
  • Ir al gimnasio
  • Disfrutar a mi familia

Pero si paso mi vida a la nube, tendré más tiempo para disfrutar lo que no puedo pasar a la nube.

Es cuestión de desapego.

Es moverse más fluido.

Por eso voy a pasar mi vida a la nube y te iré compartiendo cómo lo voy haciendo en futuras entradas de este blog, por si tú quieres también pasarte.

¿Quieres pasarte a vivir a la nube?

Aprende en este curso siete formas infalibles para ganar dinero en internet.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén